viernes, 15 de octubre de 2010

¡Despegamos! Viajando en globo.

En realidad el despeque me pareció muy curioso porque ¡ni se siente! Tienes que ver a tierra, al suelo, para enterarte de que estás separándote de él.

Lamentablemente el viento no soplaba como para volar en sí sobre Segovia, aunque la vista fue de todas formas muy bonita.

Despegaron un total de 5 globos ese domingo, se iban comunicando entre ellos por radio, cosa que es importante, para, por ejemplo, avisar el uno al otro si están muy cerca, en especial si uno va a quedar prácticamente abajo del otro.

Fernando nos llevó por el cañón, donde bajamos un poco más y nos detuvimos allí un rato.







Por cierto, otra cosa que me sorprendió bastante fue el poco control que se tiene del globo. Puedes hacerlo subir y bajar, pero la dirección que toma depende totalmente de la dirección del viento. Como bien dijo Fernando, cuando vas en globo eres como una pompa de jabón. ¡Tal cual! :D




Volamos por alrededor de una hora, pero a mí el tiempo se me pasó... ¡volando! :P

2 comentarios:

  1. Pero no te preocupes Ivette que del siguente torneo no te libra nadie. Muchos besos. Mavi.

    ResponderEliminar